sábado, 4 de abril de 2015

Vídeo en el que se muestra la electricidad estática que podemos adquirir un un par de segundos

Más de una persona habrá podido comprobar que al salir del coche y tocar la puerta parar cerrarla nos da un buen calambre.
Ello es debido a la electricidad estática que acumulamos en nuestro cuerpo al girarnos sobre el asiento, y rozar nuestras ropas con la tapicería del mismo. En este momento con convertimos en una "batería humana" capaz de almacenar una buena capacidad de electricidad en nuestro cuerpo.
Fijaos que siempre ocurre con cierto tipo de ropa, y siempre con calzado de suela muy aislante.
Una vez aislados del sistema en el que nos hemos cargado, en cuanto toquemos un cuerpo eléctrico, o de otra persona, que tenga diferente carga eléctrica, notaremos un pequeño calambre. Si la carga ha sido considerable, podremos ver hasta la hispa que produce la corriente eléctrica al descargarnos.
Aquí os pongo una demostración visual de lo que os cuento.


Mi calzado




La chispa